Browsing Tag

Hospital de Torrevieja

Alberto de Rosa, Opinión

Una nueva oportunidad

1 julio, 2020 • By

Llevamos muchos años hablando de esto. La realidad post COVID hace ahora más necesario que nunca acometer reformas en Sanidad que permitan flexibilizar el sistema y dotarlo de las herramientas necesarias para afrontar crisis sanitarias como la vivida. Porque la mayoría de investigadores coincide al afirmar que la del COVID ha sido la primera pandemia del siglo XXI pero no será la última. Y antes incluso, debemos estar preparados para convivir con este virus, al menos hasta que se comercialice una vacuna.

Los grandes ejes en los que debería pivotar una urgente reestructuración del sistema sanitario son, en mi opinión: el aumento del presupuesto para Sanidad, con total transparencia; la introducción de reformas en la gestión de los recursos humanos y la implantación de nuevos modelos organizativos, donde la digitalización juega un papel esencial; la superación de las barreras entre los niveles asistenciales, con una mayor integración con el espacio social; y la necesaria implicación y colaboración de todos los recursos del sistema, tanto públicos como privados.

Y cualquiera de las reformas que se planteen pasa, necesariamente, por una flexibilización del sistema sanitario, cuya rigidez lleva décadas provocando falta de eficiencia y pérdida de calidad en la atención a los ciudadanos. Y en un momento en el que es más necesario que nunca sumar, innovar y situarnos un paso por delante de cualquier crisis sanitaria que pueda amenazar a la población, las instituciones deben ser valientes y tomar decisiones efectivas.

He hablado del necesario aumento del presupuesto para Sanidad, por supuesto, siempre desde una transparencia absoluta, priorizando recursos y concretando partidas. Pero quizás el reto más urgente para un sistema sanitario como el español es la imprescindible reforma en la gestión de los recursos humanos, donde en mi opinión sería aconsejable redefinir el marco legal para hacer posible una gestión de los recursos humanos moderna e introducir modelos de retribución variable e incentivos, con el fin de reconocer el valor que aportan los profesionales en cada momento.

Y de la misma manera en que los ciudadanos tienen nuevas necesidades con respecto a la atención de su bienestar, considero esencial reestructurar las actuales especialidades médicas y tomar decisiones que permitan incrementar el número de determinadas disciplinas para adecuar la oferta a la demanda asistencial. España está generando en la actualidad un gran número de especialistas que, como consecuencia de los avances tecnológicos o el perfil demográfico de los ciudadanos, ya no son necesarios en esas cantidades. Y, sin embargo, faltan especialistas en modalidades en las que apenas se prevén  plazas de Médicos Internos Residentes (MIR). Esta situación genera desequilibrios, rigidez en el sistema, falta de rendimiento y, lo que es más importante, empeora la calidad y la atención a los ciudadanos. Porque si faltan especialistas, aumentan las listas de espera.

Esta crisis del COVID va a suponer una aceleración del proceso de transformación digital. Es fundamental la implantación de nuevos modelos organizativos que consoliden la apuesta general por la digitalización tanto en la asistencia sanitaria -con modelos predictivos y asistencia on y offline, portales de salud útiles, una comunicación directa entre el paciente y su médico, el impulso de la asistencia domiciliaria y la telemedicina, etc- como en la gestión del medicamento -integrar complementa a los farmacéuticos en el circuito asistencial, garantizar la prescripción online y una cooperativa de medicamentos, entre otros-.

Otro aprendizaje de esta crisis sanitaria es que tenemos que avanzar en la visión del ciudadano como protagonista de nuestro sistema y superar todas las barreras entre los niveles asistenciales: atención primaria, hospital, residencias y servicios especializados. Es fundamental reforzar la atención primaria, garantizar los recursos humanos y materiales para que puedan ofrecer una atención personalizada, próxima y de calidad a los ciudadanos.

Y es urgente que tras el efecto devastador que el COVID19 ha tenido en las residencias de mayores, se plantee la creación de un espacio socio-sanitario único que rompa el binomio entre Sanidad y Bienestar Social. Las residencias deben ser un área de trabajo más de las integradas en los departamentos de salud.

En toda esta transformación hay que contar con todos los agentes del sistema, públicos y privados, porque si algo hemos aprendido también de esta pandemia es que sin este trabajo en común y esta colaboración, hubiera sido mucho más difícil dar una respuesta efectiva y de calidad a los ciudadanos.

Quiero dedicar este artículo a todos aquellos que han perdido su vida en esta pandemia.

(Este artículo salió publicado en New Medical Economics el 30 de junio de 2020)


Alberto de Rosa, Opinión

Por una colaboración sincera

16 abril, 2020 • By

Llevamos más de un mes en Estado de Alarma por la crisis sanitaria del COVID19 que ha obligado a confinar a la mayor parte de la población y, como consecuencia, a parar casi toda la actividad económica. Esta decisión, absolutamente necesaria para ayudar a frenar esta crisis de Salud Pública, tuvo que tomarse de manera muy drástica, en parte porque se tardó en poner en marcha y en parte porque hubo muchas reticencias iniciales al necesario distanciamiento social, tal y como apunté en mi entrada al blog del 11 de marzo. Y la consecuencia es que ahora esta situación puede prolongarse mucho en el tiempo y tendrá graves efectos secundarios en la economía y en la sociedad.

Ya comenté en el artículo de la semana pasada que es el momento de poner las luces largas y prepararnos para afrontar una nueva realidad. Que de nosotros depende superar las consecuencias de esta crisis antes o después y que es necesario poner a un lado lo que nos separa y centrarnos en aquello que nos une. Pues bien. Aunque no parece que nuestros líderes políticos tengan del todo claro el itinerario a seguir, e incluso se contradigan en discursos y acciones y eso suponga que vayan al ralentí en la toma de decisiones, quiero resaltar de un modo muy positivo cómo el Presidente valenciano, Ximo Puig, está manteniendo videoconferencias con líderes empresariales y en un “ejercicio de realismo” sobre la situación generada por el COVID19, ha reconocido públicamente que sin la iniciativa privada, la recuperación es inviable. Del todo imposible. Me alegra mucho oír esto porque desde la primera entrada en este blog he destacado que la colaboración público privada es necesaria en todo momento, a pesar de los ataques de los populistas de siempre.

Pero ahora los gobiernos van a tener que enfrentarse a una cruda realidad: más de tres millones de personas afectadas por ERTEs a día de hoy, centenares de miles de pequeñas empresas que van a desaparecer, decenas de miles de familias que se han quedado sin ingresos de la noche a la mañana y unas arcas públicas que, si antes de esta crisis ya estaban fuertemente endeudadas, ahora van a tener que enfrentarse a una situación nunca antes conocida. “Tenéis todo mi respaldo (…) y dentro de mis competencias, vamos a apoyaros en los proyectos en marcha para superar esta situación”, aseguró Puig a los empresarios. Es una alegría que escuchemos al presidente de la Generalitat Valenciana diciendo esto. Y en mi caso, como responsable de Ribera Salud, la empresa que más ha trabajado de la mano de la Administración, nos sentimos totalmente respaldados por estas declaraciones. 

Ahora hay que pasar de las palabras a los hechos. Las buenas intenciones no bastan en una situación de emergencia nacional como la que vivimos. Todos, instituciones públicas e iniciativa privada, debemos trabajar juntos más que nunca. En realidad, esa ha sido siempre la voluntad de Ribera Salud. Forma parte de nuestro ADN. Esa voluntad de servir a nuestra comunidad, buscar siempre el interés general y garantizar la mejor atención sanitaria fue la base del nacimiento de Ribera Salud y de la puesta en marcha del primer hospital de España basado en un modelo único de colaboración público privado, el Hospital de La Ribera. 

Por cierto, pasados dos años de la finalización de esta colaboración, se ha puesto en evidencia que la reversión del Hospital de Alzira ha sido un desastre. Ya lo comentaremos en profundidad en otro post. Pero está claro: Toda realidad que se ignora busca su venganza.

Y volviendo a la colaboración público privada que ha puesto en valor el presidente Puig, desde Ribera Salud no solo hemos defendido siempre este modelo sino también la transparencia y evaluación periódica de los resultados asistenciales y la calidad en la atención. Y se da la circunstancia de que la Sindicatura de Cuentas de la Generalitat Valenciana ha puesto siempre en valor la fortaleza y las ventajas de esa colaboración. El último informe al respecto se ha centrado en el Hospital Universitario de Torrevieja, y sus conclusiones no dejan lugar a dudas sobre sus ventajas. La lista de espera quirúrgica en Torrevieja es cuatro veces menor que la media de hospitales de la Comunidad Valenciana, su buena gestión supone un ahorro de 45 millones al año al gasto público, el 85% de sus pacientes están muy satisfechos con la atención que reciben y la iniciativa privada ha invertido 105 millones de euros hasta la fecha en este departamento de salud.

Además, ahora hay que añadir que es uno de los hospitales que ha liderado la defensa social frente al COVID19 y ha demostrado la fortaleza del sistema público, contribuyendo con una labor eficaz a la recuperación de muchos pacientes mientras daba seguridad a sus profesionales -no en vano, es uno de los hospitales de España con menos casos de profesionales infectados-. Así que sí. También el Hospital de Torrevieja ha demostrado el beneficio que reporta esta colaboración público privada a la sociedad en un momento de emergencia sanitaria como el actual.

Confío en que las palabras del presidente no se las lleve el viento y se conviertan en acciones reales. Y desde este blog, tiendo de nuevo la mano a nuestros dirigentes para seguir trabajando por una Sanidad excelente, donde el sistema público, en el que incluyo la gestión directa y la colaboración privada, sea cada vez más fuerte, buscando la suma de recursos. Desde el compromiso, la responsabilidad y la seriedad en la toma de decisiones, juntos seremos capaces de hacer frente a los retos que nos plantea el siglo XXI y a dificultades como las que estamos viviendo.


Alberto de Rosa, Opinión, Ribera Salud

Premios BIC, diez años premiando a la excelencia del sistema sanitario

20 noviembre, 2015 • By

Una vez más, estamos de enhorabuena en Ribera Salud. Una vez más, el extraordinario trabajo que todos los días desempeñan nuestros profesionales ha conseguido el reconocimiento público de uno de los premios más importantes de la sanidad española los Premios Best in Class. Estos galardones, -organizados por la Cátedra de Innovación y Gestión Sanitaria de la Universidad Rey Juan Carlos, Gaceta Médica y la publicación del Grupo Wecare-u-, cuenta con un jurado de máximo nivel compuesto por cinco representantes de gobiernos regionales y trece presidentes de relevantes sociedades científicas, así como otros líderes del sector sanitario.READ MORE


English

BIC Awards, rewarding health service excellence for ten years

20 noviembre, 2015 • By

Once again we have reason to celebrate at Ribera Salud. Once again, the outstanding daily work carried out by our professional staff has been publicly recognised by one of the most important healthcare awards in Spain, the Best in Class Awards. These awards, -organised by the Rey Juan Carlos University Chair of Innovation and Health Management, Medical Gazette and the Wecare-u Group publication- are judged by an elite panel made up of five regional government representatives and thirteen presidents of relevant scientific societies as well as other leaders in the healthcare sector.READ MORE


Hospital de Torrevieja, Hospital de Vinalopó, Modelo Alzira, Ribera Salud

Somos universitarios

18 septiembre, 2014 • By

Tenía ganas de que finalmente llegara este día. Por fin, el 10 de septiembre, pudimos anunciar que los hospitales de Torrevieja y Vinalopó se convertían en Hospitales Universitarios. El sistema sanitario debe garantizar la mejor asistencia a los ciudadanos hoy y en el futuro. La docencia, la investigación y la innovación son elementos clave y juegan un papel muy importante en la mejora de la atención sanitaria. Esa siempre ha sido la misión de Ribera Salud. Asimismo, la labor docente contribuye a que los profesionales sanitarios puedan tener un futuro más estimulante.

De los cinco hospitales que funcionan con modelo PPP en la Comunidad Valenciana tres ya son universitarios y, en todos ellos, se imparte docencia MIR y se desarrollan importantes líneas de investigación que se intensificarán, aún más, gracias al convenio que acabamos de firmar con la Universidad de Alicante. A su rector, Manuel Palomar, le agradezco su deferencia y colaboración. Estas son las palabras que dediqué al aforo y que quiero compartir también con vosotros.

“Muchísimas gracias en nombre de todo el equipo que componen los Departamentos de Salud de Torrevieja y de Vinalopó. Es un honor firmar este convenio con la Universidad de Alicante. Los que apostamos y defendemos la sanidad pública creemos que los tres pilares sobre los que se asienta una sanidad pública, moderna y eficaz son: conseguir la mejor asistencia sanitaria, la docencia y la investigación. Nuestra organización desde su nacimiento apuesta por estas líneas. Torrevieja, desde hace cinco años, forma profesionales MIR y Elche está buscando la acreditación necesaria para formar a sus profesionales.

Forma parte de nuestra esencia, como integrantes de una sanidad pública y moderna, colaborar con instituciones de prestigio, como la Universidad de Alicante, por varios motivos. En primer lugar porque debemos pensar en la formación de nuestros profesionales para contribuir con la sanidad del futuro; y para eso, este tipo de alianzas entre todas las instituciones públicas, docentes y las empresas que nos dedicamos a prestar servicios es fundamental.

En segundo lugar porque creemos que hay que atraer y retener el talento que sale de estas universidades y, ejemplo de ello, es la Universidad de Alicante. Hay que recordar que al mejor expediente académico de enfermería en la Universidad de Alicante, nosotros le ofrecemos trabajar seis meses en el Hospital de Vinalopó, en este caso.

Y, en tercer lugar, porque creemos que hay que fomentar, profundizar y comprometernos desde la sociedad civil en todo lo que es la tarea docente y la tarea formativa. Que la tarea de formar a los profesionales del futuro sea también para nosotros una tarea esencial para dar a nuestros ciudadanos hoy, y en el futuro, la mejor asistencia sanitaria. La sanidad pública española debe seguir siendo un referente a nivel nacional  e internacional. Estos acuerdos con instituciones del prestigio de la Universidad de Alicante son para nosotros un reto, un compromiso y debemos estar a la altura. Es nuestra obligación.

Muchísimas gracias”.