Browsing Tag

Sistema Nacional de Salud

Abstract blur hospital room interior for background
Opinión

¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?

3 julio, 2017 • By

Los últimos datos autonómicos recopilados por el Gobierno demuestran un nuevo empeoramiento de los tiempos de espera quirúrgica en el Sistema Nacional de Salud y, de nuevo, lamento que la lista de espera quirúrgica del Sistema Nacional de Salud (SNS) vuelva a ser catastrófica. Según las últimas cifras del Ministerio de Sanidad publicadas la semana pasada, el tiempo medio de espera para poder operarse en el Sistema Nacional de Salud alcanza ya los 115 días, cuando seis meses antes era de 83. Si lo comparamos por comunidades autónomas, las diferencias entre unas y otras son abismales, pasando de los 182 días de Canarias o los 173 de Cataluña, a los 115 de la Comunidad Valenciana, a los 50 días del País Vasco, 49 de La Rioja o los 33 y 39, respectivamente, de Melilla y Ceuta.READ MORE


hágase la luz
Opinión

¡Hágase la luz!

5 julio, 2016 • By

Siempre he insistido en que a más colaboración privada, mayor ha de ser el control público. Desde hace años venimos reclamando un observatorio de la colaboración público privada que evalúe y transmita a la sociedad el valor que genera este modelo de gestión, a similitud de lo que ocurre en otros países de nuestra querida Unión Europea. Muchas veces los prejuicios, -que son exactamente eso pre-juicios-, se imponen a los datos; las opiniones personales a los hechos y la rotunda afirmación ‘porque sí’ a los números y documentos.READ MORE


Alberto de Rosa, Opinión, Ribera Salud

19º Congreso Nacional de Hospitales

21 marzo, 2015 • By

La semana pasada, Alicante acogió la celebración del 19º Congreso Nacional de Hospitales. Por motivos de trabajo, tristemente, no pude asistir a esta multitudinaria convocatoria que reunió a más de 2.000 profesionales sanitarios de toda España. Amigos a los que me hubiera gustado saludar. Para mí participar en la edición de este año era importante por varios motivos. Porque el Director de Planificación y Proyectos de Ribera Salud, Mariano Guerrero, era el presidente del congreso, porque no quería perderme ninguna de las ponencias de los distintos miembros que componen mi equipo de trabajo, -Ribera Salud ha participado activamente en esta edición-, y porque el programa contemplaba distinguir a personas representativas dentro del sector como Miguel Carrero, Francisco Ivorra o José Antonio Ávila  con los que me hubiera gustado coincidir. No sabéis bien con cuánta ilusión me hubiera desplazado hasta Alicante para recibir yo también esa distinción, y más, cuando acabo de celebrar mis bodas de plata en el sector sanitario. Me imaginé, y ya me lo han asegurado los que allí estuvieron presentes, que el presidente de Sedisa, Joaquín Estévez, tendría unas amables palabras hacia mi persona. Así que yo no podía no estar presente, yo no podía estar callado, por eso le envié unas cuantas líneas a mi amigo Mariano para que correspondiera en mi nombre a este homenaje.

A continuación, comparto con vosotros mis palabras de agradecimiento. Espero que os gusten.

Buenas noches, autoridades, miembros del SEDISA, de la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería, queridos amigos. No sabéis con cuánta alegría recibo esta noche vuestro galardón. De verdad, es una gran emoción. Lamento enormemente no poder compartir con vosotros esta velada. Por eso, le he pedido al presidente del Congreso y amigo mío, Mariano Guerrero, que se dirigiera a vosotros en mi nombre porque quiero estar cerca de vosotros a pesar de los miles de kilómetros que nos separan.

Recibir un homenaje justo cuando acabo de celebrar mis bodas de plata en el sector es toda una oportunidad. Sí, como lo oyen, una oportunidad. Cuando hace 25 años decidí dedicarme a la sanidad lo hice con la vocación de contribuir a renovar un sector que por aquel entonces pedía cambios y, a día de hoy, continúa demandando reformas. Nuestro sistema reclama urgentemente ser reformado para adaptarse a los nuevos tiempos, para poder hacer frente a los importantes retos que ya tenemos aquí, y a los que vamos a tener que enfrentarnos con decisión. Desde mi punto de vista, y teniendo simplemente en cuenta el elemento demográfico, es inexorable actualizar la gestión del Sistema Nacional de Salud si queremos preservar sus valores.

Desde que yo me iniciara en el ámbito de la gestión sanitaria han cambiado muchas cosas, pero esta noche no quiero hablar del pasado sino del futuro. Porque el paciente está cambiando, porque la tecnología está en constante renovación, porque los avances científicos son cada día más importantes, los gestores estamos obligados a la optimización en la gestión de los recursos. No hace mucho tiempo, leí una frase en un artículo de opinión que firmaban importantes personalidades del mundo académico, científico, intelectual, político y ético que me impresionó y decía: “Renovar el Sistema Nacional de Salud es una exigencia moral apremiante”.

Es una frase con una carga de profundidad extraordinaria, que pone el dedo en la llaga del gran problema al que se enfrenta la sanidad pública española porque, o renovamos el sistema de verdad o estaremos atacando a los verdaderos valores de equidad, gratuidad y solidaridad. O renovamos el sistema, o por defender lo antiguo simplemente nos cargaremos el mayor tesoro de nuestra sociedad moderna.

Mi sueño, -si me permiten hacer un guiño al famoso discurso que dio Martin Luther King-, es que todos los que esta noche estamos aquí reunidos sumemos ideas. Mi sueño es que todos los que esta noche estamos aquí discutamos soluciones. Mi sueño es que seamos valientes. Mi sueño es que todos los que estamos aquí tengamos el valor de defender los valores de la sanidad pública. Mi sueño es que, por fin, cambiemos lo anquilosado. Mi sueño es que actualicemos lo viejo. Mi sueño sería que la próxima vez que nos volviéramos a encontrar en un foro de estas características no tuviéramos que hacer alusión al Informe Abril, ni a todas estas necesidades de mejora y que fuera una joven promesa la que estuviera en este escenario hablándonos de los nuevos retos y no yo que, como casi siempre, termino defendiendo un modelo de gestión compartido que algunos sectores se empeñan en enfrentar con la Administración cuando somos su mejor aliado.

Por favor, afrontemos con seriedad la renovación del Sistema Nacional de Salud. Las próximas generaciones nos lo agradecerán. Yo voy a seguir trabajando en ello. Otros 25 años más. Y ustedes que lo vean. Muchas gracias.


Alberto de Rosa, Opinión, Ribera Salud

Una comparación europea

11 febrero, 2015 • By

Es imprescindible disponer de buena información para poder formarnos una opinión objetiva. Este axioma, que funciona en la vida en general, es fundamental en el ámbito de la gestión. Sin información, sin análisis, sin perspectiva comparada, es muy difícil saber cuáles son los puntos fuertes y débiles. Sin buenos informes es muy complicado plantear estrategias de mejora pues al final, si no se tiene una buena base documental, se tiende a caer en la autocomplacencia.

Hemos conocido recientemente el último informe de Euro Health Consumer de 2014 que revela que la mitad de los países europeos adelantan a España en cuanto a calidad sanitaria. Nuestro Sistema Nacional de Salud ocupa el puesto 19 de los 37 países europeos analizados. Se han estudiado 48 indicadores que cubren seis áreas específicas que van desde la accesibilidad al tratamiento a los tiempos de espera, pasando por el alcance de los servicios, los resultados en salud obtenidos hasta las políticas de prevención aplicadas. De todas las cifras que pone sobre la mesa, me llama la atención sobremanera el alarmante aumento de las listas de espera en España, uno de los puntos clave sobre el que también el Health Consumer pone la lupa.

He comentado anteriormente que la lista de espera es, en mi opinión, un atentado a la equidad del sistema sanitario y un copago encubierto. La lista de espera es lo que hace que haya de facto una sanidad para ricos (los que se pagan un seguro privado) y una para pobres (los que tienen que sufrir largas listas de espera). Por ello, siempre defiendo que la equidad es uno de los principales valores del sistema público y reducir las listas de espera, como hemos conseguido en el Modelo Alzira de un modo significativo, un gran avance social.

Con el modelo de Ribera Salud hemos demostrado que se puede hacer una sanidad pública igual para todo el mundo, independientemente de sus recursos económicos, utilizando herramientas de gestión modernas e innovadoras que han permitido, entre otras cosas, acabar con ese copago encubierto que son las listas de espera de la sanidad pública, evitando por tanto la injusticia de un sistema sanitario insolidario.

Podemos seguir llenándonos la boca diciendo que España tiene uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, pero los informes internacionales como éste nos advierten que eso no es así. No cerremos los ojos a la evidencia, pongámonos a trabajar, a plantear líneas de mejora, a marcar un camino con una meta u objetivo a alcanzar.

Con frases autocomplacientes no defendemos el sistema público. Al menos, con información objetiva como ésta, daremos el primer paso para ofrecer a nuestros ciudadanos la sanidad que se merecen y nos reclaman. Y no se me ocurre manera mejor para concluir esta reflexión que con un fragmento del libro ‘Alicia en el país de las maravillas’, de Lewis Carroll.

– ¿Podrías decirme, por favor, qué camino he de tomar para salir de aquí?, pregunta Alicia.

– Depende mucho del punto a dónde quieras ir, responde el Gato de Cheshire.

– Me da casi igual dónde; siempre que llegue a alguna parte.

– Entonces, no importa qué camino sigas… seguro que lo consigues… Si no sabes hacia dónde vas, cualquier camino te llevará ahí.  

 


Alberto de Rosa, Modelo Alzira, Opinión, Ribera Salud

¿Dónde hay que apuntarse?

2 junio, 2014 • By

Desde mi blog siempre he defendido la necesidad de sumar reflexiones sobre el futuro del sistema sanitario, la necesidad de debatir con libertad y rigor, con pedagogía, con datos, sobre la manera de hacer sostenible el gran tesoro de nuestro modelo de bienestar que es nuestro Sistema Nacional de Salud.

De hecho, no hace mucho, abogaba por recuperar el llamado Informe Abril que, desde mi punto de vista, continua siendo un documento de enorme valor, completamente actual, y con el que ya se produjo reflexión y debate, y que sirvió para que se pusieran sobre la mesa propuestas concretas de mejora del SNS. Desgraciadamente, casi ninguna se materializó.

Pues bien, recientemente el presidente de la Xunta de Galicia, D. Alberto Núñez Feijóo, gran conocedor de la sanidad española y un hombre integrador que sabe generar ideas que introducir en el debate nacional, ha propuesto crear un grupo de trabajo o comisión que elabore un informe sobre la sostenibilidad futura de la sanidad española, y hasta se ha atrevido a proponer un nombre para que ocupe la presidencia de este grupo: el ex presidente del Gobierno, Felipe González.

Creo que es una gran iniciativa. En mi opinión, hemos de ser capaces de atraer hacia la sanidad a líderes de opinión que sepan analizar los grandes retos del futuro en nuestro sector, su incidencia cada vez mayor en los limitados presupuestos públicos y la presentación de propuestas de mejora para el corto, medio y largo plazo, desde la experiencia del conocimiento de la gestión de la cosa pública y del análisis de las perspectivas nacionales e internacionales que se abren paso en todas partes.

Creo que todo lo que sea sumar es mejor que no hacer nada. Más vale avanzar un poco que no cambiar por miedo a equivocarse. Por ello, ante la propuesta que ha lanzado el Presidente de la Xunta, no puedo más que preguntar: ¿dónde hay que apuntarse?