Alberto de Rosa, Opinión

El valor de crecer y mantener principios y raíces

31 diciembre, 2022 • By

Acaba el año y es el momento de hacer un balance de estos doce meses y de nuestros retos para el año 2023. En general, 2022 será recordado como el año de la guerra de Ucrania, la primera en Europa desde hace 30 años, consecuencia de la invasión de Rusia. Este conflicto nos ha traído a la memoria las peores imágenes y recuerdos de los horrores de una guerra, una tensión bélica internacional que la mayoría no hemos vivido e importantes consecuencias para Occidente, fruto de nuestro mundo globalizado: la subida del precio de muchas materias primas y la energía, la amenaza que supone posibles cortes del gaseoducto de la zona, problemas en la distribución de maíz o trigo y el éxodo masivo de refugiados, entre otros. Aprovecho para reiterar públicamente mi solidaridad con el pueblo ucraniano, a cuyos ciudadanos hemos prestado asistencia sanitaria desde los hospitales del grupo Ribera. De hecho, tuvimos la fortuna de atender al primer bebé nacido en España de una madre ucraniana refugiada en nuestro hospital de Denia. Además, hemos promovido y facilitado la contratación de profesionales ucranianos en la empresa tecnológica del grupo, Futurs, y hemos ayudado a familias desplazadas y también a quienes permanecen en el país, a través de campañas y donaciones de material sanitario, alimentos, ropa y juguetes.

En este escenario macro, marcado como he comentado por la guerra en Ucrania y sus consecuencias, me gustaría hacer un breve repaso de la trayectoria del grupo sanitario Ribera en 2022, un año que sin duda ha supuesto una transformación, sobre todo después de haber superado retos y también cambios importantes. El más significativo a nivel corporativo ha sido la salida de Centene Corporation y la entrada de Vivalto Santé como accionista de referencia. Ya comenté este hecho en otro blog, por lo que no voy a extenderme, pero sí me gustaría destacar la naturalidad y buen hacer de todas las partes en la operación, que en nada ha afectado al día a día de nuestros hospitales ni de nuestros profesionales, y tampoco a nuestra hoja de ruta para crecer y consolidarnos en Europa y otras regiones del mundo.

De hecho, este ha sido un año en el que hemos sumado tres nuevos proyectos al grupo Ribera: la entrada del mayor grupo hospitalario de Murcia, Virgen de la Caridad; la adjudicación del Hospital de Cascais (Portugal); y el proyecto de colaboración con Dhamam para poner en marcha los dos primeros hospitales público-privados en Kuwait. Crecemos en España y Europa, con la entrada en Portugal, y damos los primeros pasos para contribuir a la sostenibilidad del sistema sanitario también en Oriente Medio.

Se trata de tres proyectos transformacionales, distintos entre ellos, que nos aportan experiencia, internacionalización y el valor de nuevos profesionales que se unen a la familia Ribera. Acabamos 2022 con 13 hospitales (dos de ellos universitarios) en tres continentes (Europa, Asia y América latina), 1.875 camas, 64 centros de Atención Primaria y 35 policlínicas, 9.200 profesionales y más de un millón de pacientes atendidos al año. Y son precisamente estas importantes cifras las que me han hecho ver que, independientemente de los números, tenemos un importante reto por delante, al que pienso dedicar gran parte de mi esfuerzo en 2023: mantener los valores y la esencia que siempre han hecho diferente al grupo sanitario Ribera.

Debemos mantenernos leales a nuestras raíces, a una marca que profesionales y pacientes valoran y respaldan, a unos principios de cercanía, humanismo, confianza, inclusión y respeto a la diversidad que nos hace únicos.

Son precisamente estos principios compartidos los que hacen a Ribera “grande” en lo humano: una diversidad de proyectos, modelos de empresa, cultura y tradiciones que suma mucho más que cifras, que nos enriquece, crea lazos y sinergias entre profesionales y facilita un aprendizaje constante, para hacernos más fuertes y mejorar cada día en la atención a nuestros pacientes y sus familias.

Hoy somos el único grupo sanitario español con esta presencia internacional tan destacada, ya que antes de Portugal y Oriente Medio, entraron en Ribera proyectos de América latina y Centro Europa. Además, nuestra visión de crear una marca que construyamos entre los profesionales y los gestores para dar un servicio excelente a los ciudadanos de nuestras áreas, y aprovechar el conocimiento acumulado de toda la organización para, con las mejores prácticas, estar en disposición de ofrecer una medicina de valor, alineada con nuestro modelo de salud responsable.

Por eso, insisto. Es importante que nos mantengamos leales a nuestras raíces y principios. No perdamos la esencia. En la diversidad está la fortaleza que siempre nos ha ayudado a adaptarnos y a gestionar los cambios de manera ágil y eficiente, como demostramos en los momentos más duros de la pandemia.

Este fue el mensaje central que compartí con los equipos de todos los hospitales del grupo pocos días antes de Navidad y es el que me gustaría que llegara a todos y cada uno de los profesionales que trabaja en el grupo Ribera. Desde este blog, aprovecho, además, para desearos un feliz año nuevo y, sobre todo, mucha salud para vosotros y vuestras familias.